revolucion-industrial
  La Expansión
 



La expansión en el siglo XIX


En el siglo XIX se extiende la revolución industrial por toda Europa, al tiempo que la burguesía toma el poder. La Revolución francesa supuso el inicio del proceso de toma del poder de la burguesía en toda Europa, a pesar de los periodos contrarrevolucionarios.

Después de que se iniciase la revolución industrial en Inglaterra, esta pasó a otros países. Los primeros que recibieron el impulso de la revolución industrial fueron Bélgica y Francia.

En Bélgica y en Francia actúan los mismos factores, fundamentalmente, que en Inglaterra, sobre todo los agentes demográficos y el éxodo rural. A partir de los años 1830 el proceso de industrialización se acelera hasta llegar a los niveles de Inglaterra.

El proceso de industrialización se centra en la región de Renania y Westfalia Pronunciado /vestfalia/, que es la gran cuenca carbonífera de Europa.

Pero en Francia y en Bélgica, a diferencia de Inglaterra, el primer impulso industrializador llega de la mano del Estado, gracias a la existencia de monarquías ilustradas durante la Restauración.

Lo primero que se desarrollan son las infraestructuras de comunicación, los ferrocarriles, en los que se invierte incluso en el extranjero, como en España, que permitirán llevar los productos industriales a los mercados.

Como en Inglaterra, el primer sector que se industrializa es el del textil, y sin embargo el sector de la siderurgia es más reacio a la industrialización. En los segundos países aún se observan tendencias proteccionistas, ultramontanas, de los sectores más reaccionarios de la burguesía y los gremios.

En Francia y Bélgica el desarrollo del sector financiero tiene una importancia fundamental, pero aquí se crean bancos nacionales y centrales. El centralismo financiero es una de las características de la industrialización de los segundos países.






Alemania y otros países

Algo más tarde que Inglaterra, Francia y Bélgica se industrializan países como Alemania, Polonia, Rusia, España o Italia, todos ellos con unas características similares, aunque no con los mismos resultados.

Alemania se preparó para la revolución industrial haciendo una unión económica y aduanera: el ZollvereinPronunciado /zólverein/, que se crea en 1835. Este Zollverein está dominado por Prusia, que a la postre será quien consiga la unidad alemana.

Además, en Alemania, se crea una tupida red de ferrocarriles que favorece las relaciones comerciales entre los estados del Zollverein.

También en Alemania el impulso industrializador llega del lado del Estado, aunque la iniciativa privada pronto toma parte en el proceso. Este modelo se observa también en otros países, aunque en ellos la iniciativa privada tiene menos importancia. Son países como Polonia, Rusia, España, Italia, etc. En estos países las tensiones entre la burguesía revolucionaria y la aristocracia del despotismo ilustrado de la Restauración son muy importantes.

La extensión de la revolución industrial a otros países supone una menor dependencia de las regiones industriales extranjeras, y una reducción del mercado, por lo que se hace necesario buscar mercados privilegiados donde vender productos industriales y comprar materias primas para la industria, es el inicio del colonialismo.

Durante la primera parte del desarrollo de la revolución industrial, y la mayor parte del siglo, los mercados para los productos industriales crecen espectacularmente, lo que implica un importante crecimiento económico. Pero a finales de siglo el crecimiento de los mercados se detiene.


Anterior - 1 2 3 4 5 - Siguiente

 
  Hoy habia 273 visitantes (402 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=